La Costa del Sol, un oasis invernal para el fútbol internacional

Liverpool F.C. hace una semana en las instalaciones de Football Impact
Liverpool F.C. hace una semana en las instalaciones de Football Impact

En este post os hacemos llegar una noticia sobre las razones por la que muchos equipos a nivel internacional eligen hacer sus pretemporadas y concentraciones donde nosotros vamos a celebrar nuestro campus, "Premier Football Campus Élite" del 30 de junio al 6 de julio en Estepona.


NOTICIA:EFE Marbella (Málaga) 13 ene. 2019

Un centenar de equipos de fútbol internacionales han encontrado en la Costa del Sol su oasis invernal donde realizar sus entrenamientos alejados de las bajas temperaturas que azotan durante estos meses sus países.

Desde ahora y hasta el próximo marzo, la mayor parte clubes, aunque también algunas selecciones nacionales, buscan en el sur de España, en el litoral malagueño, la excelencia para sus entrenamientos de invierno.

"Quieren instalaciones de primer nivel -siempre con césped natural-, los amistosos más exigentes y tener los mejores hoteles", ha señalado a Efe Gastón Iglesias, responsable de Comunicación de Football Impact, empresa que gestiona su estancia.

Si a todo ello se le añade un elemento esencial como es el clima, con máximas cercanas a los 20 grados, los equipos encuentran las mejoras condiciones para realizar su preparación mientras en sus países el frío es el protagonista.

Esta es la fuerza de la Costa del Sol a la hora de atraerlos frente a su principal competidor, Turquía, un país donde "se paga para que vayan allí a realizar las concentraciones, mientras que aquí les cobramos", reconoce Iglesias.

Pese a ello, Football Impact volverá a llevar este año a la Costa del Sol un centenar de conjuntos, más de la mitad de ellos a Marbella, mientras también distribuye a otros en menor medida en provincias como Cádiz y Alicante.

Los entrenamientos se realizan, por lo general, en las instalaciones de Marbella Football Center, aunque también en campos de fútbol de municipios de la provincia de Málaga como Estepona, Mijas, Alhaurín el Grande, Manilva o Benahavís.

La mayor parte de los clubes son europeos, con un gran número que llega desde Noruega y Suiza, junto a otros países como Alemania, Rusia, Suecia, Holanda, Bélgica, Ucrania o Rumanía.

Hay también dos clubes de la Superliga china en Marbella, el Shanghái Shenhua, que entrena el español Quique Sánchez Flores, que llegó el pasado día 4 y estará un mes, y el Dalian Yifang, que dirige el alemán Bernd Schuster, con una estancia de veinte días.

Además, llegará un club de Estonia, el Nomme Kalju de Tallin, uno de Letonia, el FK Ventspils, y hasta uno de Estados Unidos, el New England Revolution, de la ciudad de Foxborough, en Massachusetts.

"Más del 80 por ciento de los clubes repiten", señala Iglesias, quien destaca la presencia del Borussia Dortmund alemán, que ha elegido Marbella por tercer año consecutivo.

Para sus estancias, utilizan siempre hoteles de cuatro o cinco estrellas como La Quinta, Meliá Don Pepe, Meliá Banús, Los Monteros, Guadalpín Banús, H10 Estepona Palace, Kempinski, La Cala Golf o Alhaurín Golf, entre otros.

"El año pasado alcanzamos las 46.000 pernoctaciones", explica Gastón Iglesias, con lo que eso supone en temporada baja, teniendo en cuenta que no solo se acoge a más de 3.000 futbolistas, sino también entrenadores, patrocinadores e, incluso, familiares y aficionados.

Al margen de la iniciativa privada, desde la Diputación de Málaga se creó hace dos años el segmento Sport Destination, "un departamento específico para promocionar el potencial del destino para albergar eventos deportivos", ha señalado a Efe el director general de Turismo Costa del Sol, Arturo Bernal.

"Las renovadas instalaciones deportivas de la provincia, unidas al clima suave y a la amplia oferta hotelera, convierten la Costa del Sol en un destino atractivo para concentraciones de pretemporada", explica Bernal.

Hasta finales de marzo habrá actividad, con entrenamientos y cientos de partidos amistosos, en una vorágine futbolística que ya es habitual cada año.